martes, 15 de marzo de 2016

HOSPITAL DE SAN ANTONIO DE PADUA



El HOSPITAL DE SAN ANTONIO DE PADUA, actual Casa de la Cultura, se encuentra en el nº 7 de la Plaza de la Constitución.
Es, probablemente, uno de los más antiguo de la provincia de Córdoba, su constitución e historia la conocemos por varias fuentes, siendo principalmente dos las más fiables, “La Coreografía Historico-Estadistica de la Provincia y Obispado de Córdoba” de Jose Maria Ramirez y  las Casas-Deza y el trabajo de Margarita Cabrera “Aportación al Estudio de la Asistencia Sanitaria: Las Ordenanzas del Hospital de San Antonio de Belalcázar”.
El primero de ellos De las Casas Deza, nos dice que el hospital se empezó en 1398 y se terminó en 1454. Siendo sus fundadores los hermanos D. Francisco y Alonso Cuadrado y Rayo, D. Bartolomé de Medina, D. Francisco Bravo y D. Antonio Palomo, siendo aprobada su constitución por el Maestre de la Orden de Alcántara D. Gutiérrez de Sotomayor en el año de su terminación, 1454.

La segunda Dª Margarita nos aporta un trabajo muy completo, aunque en mi opinión un poco subjetivo, sobre todo en lo que se refiere a sus afirmaciones sobre el Conde. No obstante nos transcribe y explica las Ordenanzas del Hospital, gracias a ello podemos conocerlas, puesto que el documento original se encuentra desaparecido en la actualidad.
Como queda expuesto en el punto primero de las Ordenanzas, el Hospital lo fundan cinco personas y a costa de las mismas corren los gastos de oficiales y materiales, no obstante la mano de obra de peonaje fue obligatoria entre los vecinos de la población, por lo que podemos decir que el pueblo participó en su creación de una forma activa.
Tanto en la introducción como en el número I, se dice muy claramente que el objeto del Hospital es la ayuda a los pobres y peregrinos y demás necesitados de la villa. Como nos explica Dª Margarita hay que tener en cuenta que los hospitales no eran como los conocemos en la actualidad y además de la función sanitaria  se dedicaban a la práctica de la caridad.
Subrayo peregrino con negrita, para resaltar que ya en 1398 se acogen a los peregrinos en Belalcázar, por este dato y por los que aporto en la entrada “Camino de Santiago”, no entiendo como se ha dejado a nuestro pueblo fuera del Camino Mozárabe.
El Hospital tuvo una gran influencia en la población y así en el mismo se celebraban las reuniones donde se elegían a los Oficiales la hermandad de Ntra Sra. de Gracia de la Alcantarilla desde los años 1659 a 1666. Servía además como sede para la escuela de los hermanos de Cristo. En la segunda mitad del siglo XV se celebraban en el mismo las reuniones del Concejo de Belalcázar, así el 2 de febrero de 1481 se acuerda que las reuniones del mismo se celebrarán el primer lunes de cada mes. En 1877 sigue como escuelas para niños.
No obstante parece que los fondos con los que se nutría decaen y en el año 1840, solo servía como hospedaje de transeúntes, peregrinos. Convirtiéndose, según Casas-Deza, en un cotarro (Cotarro: Recinto en que se daba albergue por la noche a pobres y vagabundos que no tenían posada).
El edificio sigue su declive y así el día 16 de marzo de 1936, por un concejal se pone de manifiesto en el pleno que "el abandono en que se encuentra el local denominado Hospital y su patio es tal que todo el mundo se cree con derecho a depositar basura y hacer toda clase de necesidades. Por el alcalde se dicta bando al respecto prohibiéndose hacer toda clase de aguas mayores y menores".
Antes de la  guerra civil sirvió como escuela, durante la misma como hospital, y posteriormente tras el derrumbe de la bóveda de la iglesia de Santiago el Mayor, fue la sede de la parroquia durante su reconstrucción, desde 1947 a 1964.

Las siguientes fotos muestran este periodo.

En el año 1984, sufre la última reforma que lo ha convertido en un edificio multiuso llamado  Casa de la Cultura. Dando albergue a la Biblioteca municipal, al Hogar del Pensionista, un salón con capacidad de albergar cine, teatro, conferencias, charlas…, un patio con pistas de petanca y oficinas para asociaciones.
Esta restauración, cuyo proyecto adjunto, costó 451.428 pesetas en la misma se han conservado todos los elementos arquitectónicos más relevantes del edificio que nos ha permitido conservar un poquito de nuestra historia.


PROYECTO