domingo, 23 de diciembre de 2012

RELACIÓN DE NOTABLES ANTERIORES A 1900
Árabes: Obaidala Ben Muza – Saíd Ben Soleimán – Soleimán Ben Asuad – Mohamed Ibn Qasssoum – Abu Yafar.
Los Condes: Alonso de Sotomayor Raudona / Juan Gutiérrez de Sotomayor y Zúñiga / Gutiérrez Alvaro de Sotomayor y Zúñiga / Alonso de Sotomayor y Enriquez – Francisco de Sotomayor y Portugal / Francisco de Zúñiga y Sotomayor / Francisco y Alonso Diego López de Zúñiga Sotomayor y Mendoza / Francisco López de Zúñiga-Sotomayor  y Mendoza / Alonso de Zúñiga Sotomayor / Juan Manuel de Zúñiga-Sotomayor y Castro / Joaquín López de Zúñiga Sotomayor / Josefa Alonso-Pimentel y Tellez-Girón / Pedro de Alcantara Tellez-Girón / Francisco de Borja Tellez-Girón y Pimentel / Pedro Tellez Girón / Mariano Tellez Girón / Cristina Brunetti y Gayoso de los Cobos / Francisco de Borja de Zulueta y Quipo de Llano / Jose Manuel de Zulueta y Carvajal / José Manuel de Zulueta y Alejandro (actual Conde de Belalcázar).
Otros miembros de la familia Sotomayor:  Elvira de Zúñiga Manrique / Fray Juan de la Puebla / Leonor de Sotomayor y Zúñiga / Teresa Enriquez / Fray Alonso de la Cruz / Fray Antonio de la Cruz / Fray Luis de la Cruz / Sor Felipa de la Cruz.
Religiosos: Juan de Belalcázar / Miguel de Medina / Domingo de la Cruz / Francisco de Villalobos / Francisco Murillo / Diego Bravo / Pedro Mogollón / Fray Juan de Velarde / Pedro Cristóbal Escobar / Madre María de la Trinidad / Fray Juan Bravo / Fray Lucas Ramirez Arias / Padre Torrero / Sor  Guadalupe de Jesús.
Otros Personajes: Servan Vejarano / Cristóbal Ortiz de Gaete / Martín Hernández / Antonio de Agudelo / Juan Redondo / Familia Suárez Figueroa / Ana Muñoz / Tomas Morillo-Velarde / Antonio Ortiz de Zúñiga / Soto Alvarado / Juan Sánchez Alamillo / Capitán Jurado / Félix García de la Barga / Angel Delgado Delgado / El médico Don José / Gabriel Delgado Gallego / Alonso García Barbancho.
Y por último SEBASTIÁN DE BELALCAZAR Y CORPUS BARGA.


FRANCISCO DELGADO GARCÍA

D. Francisco Delgado ha sido uno de nuestros paisanos más notables pero, inexplicablemente, durante muchos años ha sido el gran olvidado al referirnos a los personajes más ilustres de nuestra historia reciente.

Además de notable, fue uno de nuestros mejores embajadores, pues allá donde fue, siempre presumió de su pueblo.

Seguidamente paso a relatar su interesante y apasionante vida:

D. Francisco cursó la segunda enseñanza en el Instituto Provincial de Córdoba, en el que realizó el grado de Bachiller.

Su vocación eclesiástica le llevó al Insigne Seminario Conciliar de San Pelagio, donde cursó con gran aprovechamiento seis años de Sagrada Teología y uno de Cánones.
En el año 1865 recibió las órdenes del Presbiterado y en 1866 fue nombrado Coadjutor de la parroquia de la Magdalena (Córdoba), cargo que ejerció durante un año y algunos meses.
Posteriormente, se traslada a Madrid y después a Salamanca, en cuya célebre Universidad cursó la carrera de Derecho y completó el grado de Licenciado en Derecho Civil y Canónico.
En 1872 fue nombrado Fiscal Eclesiástico de la Diócesis de Puerto Rico. Tras ello, muy pronto se conocieron sus extraordinarias aptitudes, las cuales motivaron que fuera nombrado Director de Beneficencia, cargo que ostentó hasta 1.882.
Será en este año cuando el Obispo de Puerto Rico lo nombre Provisor y Vicario General de la Diócesis.
Al año siguiente, en 1.883, es nombrado Gobernador Eclesiástico y Subdelegado Castrense, destino que desempeñó todo el tiempo que el Prelado  permaneció en la Península.

En noviembre de 1.888 es nombrado por el Gobierno para una canonjía de gracia en la Catedral de San Juan de Puerto Rico, y durante tres años rigió el Seminario Conciliar de San Idelfonso en dicha capital.

En enero de 1894 es nombrado Vicario Capitular, cargo que ejerció hasta 1.898.
Será en este año y después del bombardeo de la isla por los americanos, cuando embarque de vuelta a la Península, con el motivo de asistir a la consagración del Obispo Sr. Valdés.
Tras lo cual no volvió nunca a Puerto Rico dado que no aceptaba el gobierno  americano, de modo que rechazó todos los cargos que hasta aquél entonces allí ostentaba.
A partir de ese momento trasladó su residencia a Belalcázar, hasta que el 12 febrero de 1.903 es nombrado Canónigo de la Santa Iglesia Catedral de Córdoba (la Mezquita Catedral).
Durante el tiempo en que residió en el pueblo, adquirió un edificio en la calle Reina Regente y, tras acondicionarlo, lo organizó todo para que sirviese de escuela para niños. Dicho edificio terminó siendo el Colegio de la Divina Pastora.


El Sr. Delgado fue un sacerdote de costumbres ejemplares, modesto, afable en el trato y de reconocida rectitud y prudencia.

(Documentación extraída del articulo de prensa publicado en el Diario de Córdoba de comercio, industria, administración, noticias y avisos Año LIV Número 15790 - 1903 marzo 15)

Dª SOLEDAD “LA COMADRONA

Dª María de la Soledad Expósito de Sánchez, nació en Montoro (Córdoba), el día  01-05-1879 y, muy niña todavía, se trasladó a Belalcázar, donde vivió el resto de su dilatada existencia.
Se casa con D. Antonio Sánchez Ramírez, de Los Moriles, el 23-03-1898, a los diecinueve años. Un año después nace Antonio, el primero de sus doce hijos, aunque, debido a la elevada mortalidad infantil de aquellos primeros años del siglo pasado, sólo le sobrevivieron siete.
Era Dª Soledad una mujer a años luz de su tiempo, leída y de un serio talante intelectual.
El espíritu inquieto e inconformista que tenía le lleva a matricularse en la Facultad Literaria de Sevilla,  establecida en Cádiz y hacerse comadrona en 1910. Según lo certifica el Secretario de dicha Universidad “ Doña María de la Soledad tiene cursado y aprobados en esta Facultad de Medicina los dos años que corresponden a la carrera de Matrona habiendo verificado el ejercicio teórico-práctico de la Reválida de dicha carrera en esta Facultad el 23-09-1910 y obtuvo la calificación de aprobado”.
Si se tiene en cuenta que tenía 31 años, tres hijos, gobernaba una casa próspera con varias personas trabajando en ella, dos negocios abiertos, el Casino del pueblo y una Fábrica de gaseosa y de que cuando se examinó estaba embarazada de seis meses y medio, el aprobar no solo fue meritorio sino casi heroico.
Una ver pagado los derechos de titulación, empezó a trabajar ese mismo año y se mantuvo, en el ejercicio libre de su profesión cuatro años, hasta 1914.
El 10-05-1914 es nombrada por el Ayuntamiento comadrona de pobres “…estudiada la solicitud presentada por Doña María de la Soledad…profesora en partos…. Para la titularidad municipal de su profesión; el Ayuntamiento teniendo en cuanta los útiles servicios que viene prestando a la clase pobre y la necesidad tan imperiosa para dotar al cuerpo de Beneficencia de la localidad de la expresada facultad, por unanimidad acordó nombrarla titular con el haber mensual de 15 pesetas…mientras se dota esa plaza en el  presupuesto de 1915… a la interesada se le facilitará la lista de pobres”.
Con el tiempo los hijos varones se van emancipando y en 1929, el año de la gran depresión, muere su marido, lo que trae como consecuencia el abandono de los negocios. Desde entonces, el fruto de las pequeñas fincas en régimen de aparcería, los ahorros y su sueldo, serán el medio de vida de su casa durante la República y la guerra civil.
En Agosto de 1938 decide alejarse del campo de batalla y se traslada con los hijos que vivían con ella y parte de la familia a Ciudad Real, estableciéndose en Corral de Calatrava, donde permanece hasta junio de 1939. La decisión fue providencial, pues pocos días después de su marcha, el 28-08-1938, la aviación castigó el pueblo destruyendo sesenta casas, entre ellas la suya.
Cuando vuelve a su casa, además de restaurar lo imprescindible, empieza la recogida de su familia y en el mes de octubre pone los medios para reincorporarse oficialmente a su profesión.
Su trabajo era impecable. Su primera medida y también su primera exigencia era la higiene del canal del parto. Tenía gala, alguna vez se la escuchó presumir, de haber evitado un porcentaje altísimo de infecciones puerperales en sus parturientas.
Tuvo partos difíciles, varios gemelares y hasta de trillizos, que supo llevar con un dominio profesional poco común en aquellos tiempos, al decir de nuestro querido médico D. José Gallego, de quien se aconsejaba cuando el caso lo requería. Su disposición fue total llegando a trasladarse en burro a cortijos bastante retirados del pueblo.
Los años cuarenta fueron duros para casi todo el mundo. En el pueblo había familias que no tenían seguros médicos, ni seguridad social ni sindical, ni se les aplicaba el concepto de beneficencia. Por esta razón muchos partos de los que debían pagarse se pagaban en especie, con productos de huerta o animales de corral.
Dolores, la administradora se desesperaba cuando algún niño aparecía con un pollo en la mano, respondiendo Dª Soledad “Y que hacemos, nosotros todavía tenemos techo y alguna finquilla para poder vender”.
A pesar de las serias dificultades económicas por las que estaba atravesando, tenía la genialidad de robar sábanas de sus propios baúles para hacer pañales y mandarlos a casa de alguna recién parida.
En muchas ocasiones llamaba al pobre que veía muy necesitado y lo hacía entrar en su casa y cerraba la puerta de la calle, para evitar la posible vergüenza de la persona si alguien la viera comiendo.
La generosidad y el espíritu de sacrificio difícilmente tienen parangón, hubo momentos en que bajo su techo, parte de él todavía a teja vana, acogió a una soltera, dos viudas, una monja, dos huérfanos y dos niños con padre encarcelado, un total de nueve personas, en los durísimos años cuarenta.  
El 14-01-1956 fiesta de Jesús de la Columna, después de rezar el Santo Rosario, el libro que estaba leyendo resbaló de entre sus manos y cayó sobre la mesa. El médico diagnosticó trombosis facial al lado izquierdo.
Dos años mas tarde, el 01-07-1958 a los setenta y ochos años fallece.
En reconocimiento a la labor de toda una vida, en el año 2011 el Ayuntamiento le ha dedicado una placa en la casa donde vivió sita en la calle Sebastián de Belalcázar nº 18.


JOSÉ GREGORIO JULIO GALLEGO SÁNCHEZ-VILLAREJO

Conocido popularmente como El Médico D. José. Destacado profesional y altamente humanitario era admirado por todos.
Realiza los estudios de medicina en la Universidad Central de Madrid, en la que se licencia con la calificación de sobresaliente.
Asentado en Belalcázar se entregó por entero a la profesión de médico, acudiendo rápidamente una masiva clientela acogida bajo el sistema de IGUALA, consistente en una cuota mensual de 5 pesetas. Aunque nunca dejó de atender a ningún vecino por retrasos en el pago de las igualas. Teniendo una anécdota con su cobrador que un día se quejaba de  haber recaudado poco y al que le dijo que bastaba si cubría para comer al siguiente día. Conocidos han sido algunos casos en que llegó a casa descalzo tras regalar sus zapatos a personas que las vio necesitadas de ellos.
Saber, humanidad y solidaridad fueron cualidades que aplicó con una total entrega y dedicación hacia su pueblo. Belalcázar lo lloró masivamente el día 25 de febrero de 1958.
FELIX GARCÍA DE LA BARGA
Padre de Corpus Barga.
Estudió en la universidad de Madrid, donde se hizo abogado. Después se metió en política siendo diputado por Córdoba, consejero de Estado, senador vitalicio y vicepresidente primero del Congreso. Amigo de Sagasta y colaborador de Prim. Cuando las Cortes acuerdan ofrecer la corona de España a Amadeo de Saboya, fue a Italia como primer vicepresidente de las Cortes, regresando en compañía del que sería rey de España con el nombre de Amadeo I.
Murió el 8 de Diciembre de 1.907.
ANGEL DELGADO DELGADO

Nació en el año 1.862.
Licenciado en Derecho, llegó a ser correspondiente de la Real Academia de la Historia. Se dedicó a una intensa investigación arqueológica, descubriendo numerosos vestigios romanos, entre los que cabe citar una lápida del siglo II encontrada en Marimiguel (donde estuvo Aldeatejada). Su mas importante trabajo se centra en los magníficos estudios y descubrimientos que aportó sobre los trazados de las vías romanas 11 y 29 del itinerario de Antonino. Sobre la gran calzada, vía 11, de Mérida a Córdoba, describe sucesivas secciones de su recorrido, desde las ruinas del puente romano de la Alcantarilla hasta Córdoba. Descubrió que perpendicular a la calzada de Mérida a Córdoba había restos de una nueva con dirección Este-Oeste, la cual describe con minuciosidad su recorrido, convenciéndose de que se trataba, sin lugar a duda, de la número 29.
Murió el 27 de Octubre de 1.918.
ANDRES GARCÍA DE LA BARGA Y GÓMEZ DE LA SERNA

Nació en Madrid de una familia burguesa, estudió Ingeniería de Minas, pero abandonó la carrera para dedicarse al periodismo desde 1906. Publicó siempre en la prensa republicana: El País, El Radical etc.. y frecuentó la tertulia literaria del Café de Levante. A los 17 años publicó su primer libro de poemas, Cantares (1904).
Entre 1914 y 1948 residió en París como corresponsal, haciendo bastantes viajes desde 1920, sobre todo a Italia. Mantuvo intensas relaciones con escritores como Pío Baroja y Ramón María del Valle-Inclán. Colaboró en diversos periódicos y revistas como El Sol, Revista de Occidente y La Nación de Buenos Aires. En 1930, La Nación lo envió a Berlín y en mayo del mismo año viajó en el Graf Zeppelin realizando la ruta Berlín-Sevilla-Pernambuco-Baltimore y enviando crónicas sobre el viaje.
Aunque tenía fijada su residencia en Madrid, Corpus Barga se traslada con frecuencia a Belalcázar, a la residencia familiar de la Casa Grande.  En esta población su hijos Andrés y Rafaela, llamada familiarmente Ninoche, recibían clases de bachillerato del maestro de escuela Ángel Hernández, con quien Corpus mantenía una estrecha amistas y con el que se le veía pasear por Belalcázar en animadas tertulias. También entablaría amistad con el entonces alcalde de Belalcázar, Antonio Vigara Corregidor, conocido popularmente como El Sabio, quien le propuso la adquisición, por parte del Ayuntamiento, de unos terrenos propiedad de la familia de la Casa Grande, colindantes con el arroyo Caganchas, para construir un paseo.
Fue un activo propagandista de la causa republicana durante la Guerra Civil española y participó en la compra de aviones franceses para el ejército, por lo que se vio forzado a exiliarse en 1939 con el escritor Antonio Machado.
En 1948 se instaló en Lima (Perú) y dirigió allí la Escuela de Periodismo de la Universidad de San Marcos. Colaboró en numerosas revistas editadas por los exiliados. Escribió cuatro volúmenes de memorias con el nombre genérico de Los pasos contados. Alcanzó el premio de la Crítica en 1974 por uno de estos volúmenes, Los galgos verdugos (1973). Murió en 1975 en Lima.
Belalcázar le tiene dedicada el Paseo Corpus Barga.
                 
PADRE TORRERO

Se llamaba José Torrero y nació el 16 de Diciembre de 1859 y vivió en el nº 14 de la calle que lleva su nombre.
En 1887 ingresó como jesuita en San Jerónimo (Murcia); después estudia Filosofía y Teología, en Uclés (Cuenca). Culminados estos estudios regresa a la Residencia de Málaga, donde sale en continuas misiones como compañero del padre Tarín. Ambos eran admirados por sus predicaciones. El pueblo los distinguía llamando al padre Tarín El Misionero y al padre Torrero El Santo.
Fue considerado y registrado en los archivos como un gran apóstol y un hombre extremadamente caritativo para los pobres.

Copia de su recordatoria:

FRAY LUCAS RAMÍREZ ARIAS
Nació en Belalcázar el 18 de octubre de 1715.
Ingresó en la orden de los Menores observantes de San Francisco en la provincia de Los Ángeles, tomando los hábitos en el convento de Los Cinco Mártires de Marruecos, donde estudió Teología.
Se doctoró en la universidad de Sevilla. Fue calificador y consultor del Santo Oficio de la Inquisición; examinador sinodal del arzobispado de Sevilla; provincial y custodio de la provincia de los Ángeles; obispo auxiliar de Cartagena; obispo titular de Tanes, siendo obispo de Tanes, el rey Calor III lo promovió al obispado de Chiapas en México, nombrándole seguidamente arzobispo de Santa Fe de Bogotá, cargos que no llegó a desempeñar.
Ramírez Arias destacó en literatura, teniendo una extensa obra literaria.
Murió en 1774 y fue enterrado en la capilla de San Pedro Telmo de la propia catedral.
Tiene dedicada la calle en que vivió en Belalcázar.
TOMÁS MURILLO-VELARDE Y JURADO
Nació sobre 1610 aproximadamente ya que no se conoce la fecha exacta.
Estudió en la Universidad de Alcalá donde se graduó en medicina. Pronto empezó a destacar y fue nombrado Catedrático de Vísperas en la Universidad de Granada. Su prestigio se difundió hasta llegar a conocimientos de la corte siendo nombrado en 1950 por Felipe IV para dirigir la curación de la peste que se padecía esos años. Dicho rey lo nombró médico de familia y cámara, además también del Regimiento de la Guardia Real y del Hospital General de Madrid. A la muerte del monarca siguió de médico real con el Rey Carlos II.
Es autor de al menos siete obras que tratan sobre medicina.
SOTO ALVARADO
Juan de Soto Alvarado fue destacado marino con cargo de capitán que llegó a Perú.
Fue gran benefactor de Belalcázar, dejando en su testamento 24.000 pesos, libres de costos, para que sean remitidos a la villa de Belalcázar y se dediquen a obras pías, estableciendo que se funde y se dote una escuela de niños donde aprendan a leer y escribir, diciendo además que ha de ser obligado a darles gratis la tinta, plumas, papel y libros. Para su administración quedaron nombrados, como patronos EL CONCEJO, JUSTICIA Y REGIMIENTO.
Entre las curiosidades de las obras pías observamos que mandaba 2.000 pesos en renta y de los réditos, 100 pesos se repartieran todos los años a los pobres en el día de San Miguel, teniendo preferencia las viudas.
Para las dotes estableció otros 6.000 pesos y de los réditos, 300 pesos se repartieran en día de San Juan entre las tres doncellas elegidas en sorteo. Las afortunadas eran conocidas como DONCELLAS DE SAN JUAN.
Juan de Soto Alvarado muere en el año 1.689.
Belalcázar le tiene dedicada una calle y el Instituto de Secundaria lleva su nombre.

DOCUMENTOS DEL ARCHIVO MUNICIPAL: TESTAMENTO Y FUNDACIÓN DEL PATRONATO


SOR FELIPA DE LA CRUZ
Nació en 1509, era hija de Alonso de Sotomayor. Con solo 13 años comenzó el noviciado para entrar en el convento de Santa Clara  donde profesó con 15 años. Hizo testamento y destinó sus bienes al convento de Nuestra Señora de la Paz de la Puebla de Alcocer, a los de la provincia de los Ángeles, a criados, a pobres y a obras pías, sin guardarse nada para ella.
Fue una piadosa monja que falleció con solo 22 años.
Tiene dedicada una calle en Belalcázar.

FRAY MIGUEL DE MEDINA
Nació en 1489 de familia perteneciente a la nobleza de Belalcázar. Tenía una extraordinaria memoria y un claro entendimiento. Estudió en Córdoba Arte y Teología. Ingresó en la orden Franciscana en 1509 y se trasladó a la Universidad de  Alcalá donde destacó en los estudios de Teología Escolástica, Aritmética, Retórica y Matemáticas. En 1558 fue a Toledo en cuya universidad recibió el grado de Doctor. Regresó a Alcalá y opositó a la vacante de la Cátedra de Sagradas Escrituras que ganó con brillantez. No pudo desempeñar dicho puesto porque fue nombrado por el Rey Felipe II como representante de la corona en el Concilio de Trento, donde tuvo una participación muy destacada, llegando a decir fray Juan Gallo que él solo podía ilustrar el concilio. Terminado el concilio de Trento, regresa y en reconocimiento de sus méritos se le nombra guardián del convento de San Juan de Dios de Toledo, y mas tarde custodio del mismo.
Por petición suya la Iglesia de Belalcázar goza de jubileo concedido por el Papa Pio IV el 15 de mayo de 1564. En virtud de este privilegio, se alcanzar las mismas indulgencias y gracias espirituales que durante el Año Santo se obtienen en la ciudad Eterna, con la particularidad a favor de Belalcázar de poder alcanzarse dichos beneficios dos días de cada año: la Asunción de nuestra Señora y la dedicación de San Miguel.
Por su vida y su extensa obra literaria se comprueba que ha sido una de las personalidades mas sobresalientes que ha dado la villa de Belalcázar.
Tiene dedicada una calle en Belalcázar.
FRAY DOMINGO DE LA CRUZ
Muy conocido como Bienaventurado Maestro Fray Domingo de la Cruz, fue considerado un ilustre hombre de letras y un piadoso fraile de la orden de Predicadores. Llegó a ostentar los cargos de rector de la Universidad de Alcalá, superior de la Orden de Ocaña y prior y provincial en México.
Murió en Santo Domingo, México.

ELVIRA DE ZÚÑIGA MANRIQUE
Era hija de Álvaro de Zúñiga y de Isabel Manrique, fue la primera condesa de Belalcázar.
Fundó el convento de SAN FRANCISCO DE LA COLUMNA, actual convento de Santa Clara de la Columna.
Al lado del convento mandó construir unas casas para sus hijas y criados donde se retiraba para realizar los oficios religiosos. Murió en 1483 y fue enterrada en la capilla de dicho convento.
                                    
LEONOR DE SOTOMAYOR
Nació en Belalcázar en 1450, hija de Alfonso de Sotomayor y Elvira de Zúñiga, murió en 1498 y fue enterrada en el convento de Los Cinco Mártires de Marruecos a petición propia.
Fue la principal fundadora del convento de Santa Clara de la Columna.
TERESA ENRÍQUEZ
Era la esposa del conde Gutierre de Sotomayor.
Obtuvo bula del Papa Inocencia VIII en 1486 para construir el convento de Los Cinco Mártires de Marruecos, donde se trasladaron los frailes dejando el de San Francisco (Santa Clara de la Columna para las monjas). Este convento en principio perteneció a la provincia eclesiástica de la Concepción, pasando después a la custodia de la provincia de Santa María de los Ángeles, contó con una comunidad de entre 30-40 religiosos y dispuso de estudios de Teología.
En este convento fue enterrada Dª  Teresa junto a los restos de su esposo.
                                        
JUAN DE SOTOMAYOR Y ZÚÑIGA  "FRAY JUAN DE LA PUEBLA".


Hijo primogénito de Alfonso de Sotomayor y de Elvira de Zúñiga,  primeros condes de Belalcázar. Tras heredar el condado renunció a su título e ingresó en los jerónimos y después en los Franciscanos con el nombre de FRAY JUAN DE LA PUEBLA.
Fundó la provincia franciscana de Santa María de los Ángeles que llegaría a tener dependiente de la misma 33 conventos, de ellos 24 frailes, 7 de monjas Clarisas y 2 Concepcionistas.
Murió en 1495, su cuerpo se repartió en reliquias por diferentes conventos, la túnica le tocó y se conserva en el Monasterio de Santa Clara de la Columna de Belalcázar.
Tiene dedicada una calle en Belalcázar.





SAID BEN SOLEIMAN AL-GAFEQUI
Ocupo la plaza de Juez en diferente lugares, entre ellos Mérida y de la mezquita-aljama de Córdoba hasta su muerte. Es considerado por muchos autores como una de las cuatro personas en el mundo que han ejercido el cargo de juez con fama de hombre justo.
Tenía un alto sentido del ejercicio de la justicia, parta cuyo cumplimiento llegó incluso a emplear remedios a costa de sus propios bienes.

MOHAMED IBN QASSOUM IBN ASLAN AL-GAFEQUI



Medico árabe, se le consideraba un experto en las enfermedades oculares y un prestigioso operador de cataratas. Es el autor de la GUIA DEL OCULISTA, famoso manuscrito  que se conserva en la biblioteca de El Escorial y que es considerado como el mejor tratado de oftalmología de la época. Por algunos autores se le considera el inventor de las gafas, las cuales deberían su nombre al pueblo de Mohamed GAFIQ (Belalcázar)



ABU YAFAR AL-GAFEQUI
Se le tiene como hijo del famoso oculista. Está considerado como el mayor farmacólogo andalusí de todos los tiempos.
Es autor del LIBRO DE LOS MEDICAMENTOS SIMPLES, del LIBRO DE LAS FIEBRES Y TUMORES y del LIBRO DE LA MANERA DE EXPULSAR LOS MALES GENERALES DEL CUERPO.

SEBASTIÁN DE BELALCÁZAR


Se llamaba Sebastián Moyano, pero sustituyó su apellido por el nombre del pueblo en el que había nacido, resultando ser conocido como Sebastián de Belalcázar, aunque muchos autores por corrupción literaria hayan escrito Benalcázar.
Nació en Belalcázar en 1.490

Primeros viajes y conquistas en las Américas

Juan de Castellanos escribió que, habiendo matado un mulo en el año 1507, huyó de España hacia las Indias Occidentales por miedo al consiguiente castigo, y para poder escapar además de la pobreza en que vivía.
Viajó con Pedrarias Dávila al Darién, en 1514, y fue nombrado capitán. Varios años más tarde, en 1524, Francisco Hernández de Córdoba lo llevó consigo a la conquista de Nicaragua, tras la que fue nombrado alcalde de la ciudad de León. Permaneció en el cargo hasta 1527, cuando viajó a Honduras debido a las disputas internas de los gobernadores españoles.

Conquista de Quito

Tras un breve retorno a León, embarcó hacia las costas de Perú, donde se unió a la expedición que preparaba Francisco Pizarro contra el Imperio inca (1532). Tras haber ayudado a Pizarro a combatir a las tribus locales, completó en 1534 la conquista de Quito usando fondos obtenidos de sus campañas anteriores. Quito había sido la ciudad más septentrional del Imperio inca hasta ese momento, y antes de ser tomada por Belalcázar fue incendiada por el caudillo inca Rumiñahui, tras enviar el tesoro de la ciudad hacia los Andes. Belalcázar y Almagro fundaron así la nueva ciudad de Quito sobre las ruinas de la antigua población inca, llamándola San Francisco de Quito, en honor a los misioneros franciscanos, por lo que en el escudo de la ciudad consta el tradicional cordón franciscano. Fracasó en el intento de enviar a su colaborador Pedro de Puelles a fundar una villa en Puerto Viejo, lo que finalmente consiguió Francisco Pacheco desde San Miguel de Piura.
En octubre de 1535 durante la conquista de Popayán venció con 100 españoles a un ejército de 3.000 indígenas. Al año siguiente partió de Quito con un ejército de 200 españoles y 6.000 yanacona con los que fundaría Santiago de Cali. Hubo una gran hambruna entre los indígenas, Belalcázar relató que hasta 100.000 nativos murieron de hambre y 50.000 fueron usados como alimento por los supervivientes, su cálculo es considerado exagerado.[]
A continuación, trató de consolidar el dominio español sobre el territorio colindante, a la vez que se dirigió hacia la actual Colombia, penetrando en el valle del río Cauca en busca del mítico El Dorado y fundando varios núcleos como Ampudia, Santiago de Cali, Popayán y Guayaquil (1536-1537). Cruzó el valle del río Magdalena en 1539, junto a Gonzalo Jiménez de Quesada y el alemán Nicolás Federman, atravesando las alturas centrales colombianas y entrando en Bogotá.

 Primer Gobernador de Popayán

En mayo de 1540, el rey Carlos I de España lo nombró adelantado de España, otorgándole el cargo de gobernador de Popayán y de un amplio territorio ubicado en las actuales Ecuador y Colombia. El Edicto Real que lo nombre así es el siguiente: "El emperador Carlos V de Alemania y Carlos I de España le otorgaron la real cédula de 10 de marzo de 1540, que dice:

Condenado a muerte por el tribunal español

Posteriormente, Belalcázar se vio inmerso en las disputas entre las familias de Pizarro y Almagro en Perú, ayudando al Licenciado Pedro de la Gasca a vencer a Gonzalo Pizarro. En 1546 ordenó la ejecución de Jorge Robledo, un gobernador provincial vecino, en otra disputa territorial. Fue enjuiciado in asentía por este crimen, hallado culpable y condenado a muerte por este asesinato, por malos tratos cometidos contra los indígenas y por participar en las luchas acaecidas entre los conquistadores.
Murió en Cartagena de Indias en 1551, antes de emprender el viaje de vuelta a España para apelar la decisión del tribunal.